La ola de calor en Australia está acabando con miles de animales

 

© John White Photos / Getty Images

A causa del calentamiento global, el 2018 fue el cuarto año más caliente registrado hasta ahora, como está demostrando, una vez más, la situación en Australia. Durante varias semanas, el país se ha estado sofocando con temperaturas que están 16ºC por encima del promedio estacional.

Temperaturas extremas en varias grandes ciudades

Actualmente, son trece las ciudades del país las que han superado sus temperaturas récord. El norte de Victoria ha alcanzado 44ºC, mientras que Nueva Gales del Sur ha llegado a 45ºC. Por su parte, la región de Marble Bar ha registrado un nuevo récord absoluto de 49.2ºC.

= _embed1 ]

Si bien los australianos están acostumbrados a las temperaturas extremas en verano, la población está padeciendo este calor inusual. De acuerdo con la AFP, 44 personas han sido internadas de emergencia debido al calor. Además, las autoridades locales han emitido una alerta por la contaminación del aire.

Una ola de calor letal para los animales

La ola de calor está causando también daños severos a la fauna australiana. Muchos animales han muerto de sed. Hace algunos días, las autoridades comunicaron que tuvieron que dormir a 55 caballos salvajes que se encontraban agonizando. Esto, después de haber hallado 50 cadáveres en el área de Alice Springs en el centro del país.

En el oeste de Australia, un grupo de pastores se vio obligado a matar a miles de camellos salvajes. Considerados una plaga, llegaban a las granjas en busca de agua, a costa del ganado.

El 14 de enero de 2019, miles de peces fueron descubiertos descomponiéndose en los ríos del sudeste de Australia, una hecatombe que también fue atribuida a la sequía que azota al país.

Finalmente, las autoridades de salud hicieron un llamado a la población para evitar cualquier contacto con los cientos de murciélagos que han caído de los árboles, aniquilados por el calor. En noviembre de 2018, la ola de calor mató a más de 23,000 murciélagos zorro volador, es decir, un tercio de la población australiana de esta especie.

Artículo traducido por Gabriela Enríquez

Sigue leyendo -> Cuando el #10YearChallenge se convierte en una causa ambiental