Tercer despegue y aterrizaje exitoso para el 'Falcon Heavy' de 'SpaceX'

Ya conocemos el amor de Elon Musk, patrono de SpaceX, por los cohetes reutilizables. En 2015, un Falcon 9 (el cohete "estándar" de la compañía), logró la hazaña de aterrizar verticalmente de forma exitosa. En otra ocasión, en 2016, logró estabilizarse suavemente sobre un barco autónomo en pleno mar. 

Esta economía circular acaba de subir de nivel con un cohete de otra línea, el Falcon Heavy, la versión "pesada" del Falcon 9, y el segundo cohete más grande jamás construido en términos de carga útil (detrás del Saturn V que utilizó la NASA entre 1967 y 1973); puede cargar 64 toneladas de material.

Es la segunda vez que SpaceX envía un Falcon Heavy al espacio. La primera, en febrero de 2018, fue un día memorable en donde Musk envió un Tesla al espacio, pero solo los dos lanzadores laterales tocaron tierra firme. Debido a una escasez de combustible, la parte central se estrelló en pleno océano, pero no afectó a la embarcación autónoma. 

Este segundo lanzamiento fue el bueno. Además de enviar un satélite de telecomunicaciones saudí en órbita, se reutilizaron los tres propulsores. Otra proeza tecnológica que es una excelente notica para la economía espacial estadounidense.

 

Artículo traducido por Ana Toledo

Sigue leyendo -> El Tesla espacial de Elon Musk ha provocado una graciosa batalla de Photoshop