Mueren unas 145 ballenas que se quedaron varadas en una isla en Nueva Zelanda

 

(© Handout/Departamento de Conservación de Nueva Zelanda/AFP)

Como reporta el Departamento Nacional de Conservación de Nueva Zelanda, este 24 de noviembre murieron cerca de 145 ballenas piloto que se quedaron varadas en una playa en Stewart Island, en la parte sur del país.

Una persona que pasaba por ahí descubrió la triste escena el sábado por la tarde, mientras acampaba en la tercera isla más grande de Nueva Zelanda, ubicada a unos 30 kilómetros de la Isla Sur. Cuando se emitió la alerta, la mitad de las ballenas ya estaban muertas, y las autoridades decidieron dormir al resto, pues la playa era tan remota que la esperanza de supervivencia era prácticamente nula:

"Tristemente la probabilidad de que las ballenas restantes lograran regresar y sobrevivir era extremadamente baja", aseguró Ren Leppens, gerente de operaciones del Departamento,

"La ubicación remota, la falta de personal alrededor y la condición lamentable de las ballenas hizo que los más humano fuera aplicar la eutanasia, aunque es una decisión que nos parte el corazón".

 La tribu Māori local, denominada Ngāi Tahu, está trabajando con el Departamento de Conservación para bendecir a las ballenas muertas e idear un plan para enterrar los cuerpos. 

Los varamientos de cetáceos son bastante frecuentes en Nueva Zelanda. En promedio, 80 delfines y ballenas encallan en las costas del país cada año, pero normalmente es un solo animal a la vez. A la fecha, no se tiene claro porqué sucede esto, pero podría deberse a "enfermedades, errores de navegación, condiciones geográficas, mareas demasiado bajas, o climas extremos".

Artículo traducido por Gabriela Enríquez

Sigue leyendo -> A causa de la caza furtiva, cada vez más elefantes nacen sin colmillos