A causa de la caza furtiva, cada vez más elefantes nacen sin colmillos

 

© Joel Saget/AFP

De acuerdo con WWF, la caza furtiva masiva fomentada por el comercio ilegal de marfil es responsable de la muerte de al menos 20,000 elefantes cada año. La ONG ha clasificado a los elefantes africanos de matorral como especie en estado de vulnerabilidad, mientras que los elefantes asiáticos y los elefantes africanos de la selva se consideran en peligro de extinción.

Además de la amenaza que representa a la existencia de la especie, la caza furtiva está causando mutaciones genéticas. El tamaño de los colmillos de los elefantes en las zonas más afectadas por la caza es cada vez más pequeño, y el número de ejemplares que nacen sin colmillos va en aumento, como comparte National Geographic.

Este fenómeno no es nuevo. En 2016, el 98% de las hembras de elefante nacieron sin colmillos, cuando hace apenas unos años solo el 6% nacía sin ellos. Este aumento se debe a la caza furtiva, que sigue expandiéndose en todas las regiones donde habitan estos mamíferos, particularmente en Asia. National Geographic explica que estos colmillos son esenciales para algunas de las actividades diarias que realizan los elefantes, como "cavar hoyos para encontrar agua y minerales vitales en el suelo, quitarle la corteza a los árboles para garantizar un alimento fibroso y ayudarle a los machos a competir por las hembras".

Los científicos todavía están tratando de entender cómo podría haber aparecido esta modificación genética y de qué forma está impactando la caza furtiva. Asimismo, estudian las maneras en las que esta alteración genética está obligando a los elefantes a modificar su comportamiento para adaptarse al cambio.

Artículo traducido por Gabriela Enríquez

Sigue leyendo -> Un nuevo estudio ha clasificado los 467 peligros que enfrenta la humanidad a causa del cambio climático