Leche, cereales y un poquito de LSD para desayunar

¿Es el LSD el complemento ideal para tus cereales de la mañana? Esta idea está calando según cuenta Complex, informada por la página Raw Story. Al parecer, varias investigaciones revelan que es posible consumir la sustancia evitando sus efectos negativos (alucinación, delirio...). Es más, aseguran que tomada en pequeñas dosis, podría alegrarte el día.

lasvegasparano6

Esto es lo que afirma el doctor en en psicología James Fadiman, pionero en investigaciones acerca de los psicotrópicos, en un artículo dedicado a sus estudios en 2012:

Publicité

“Las microdosis son una historia completamente distinta [...] Las piedras no brillan, ni siquiera un poquito. Lo que sí relata mucha gente es que al final del día sienten que han tenido un día estupendo.”

Es decir, esa clase de días en los que uno siente que todo le va bien. Realizas una tarea que en otro momento no hubieras sido capaz de aguantar durante dos horas, y ese día, aguantas durante tres. Es ese día en el que comes sano. Quizá eres capaz de hacer una serie adicional de flexiones. Un buen día; esto es lo que parece resultar de las tomas de LSD".

El concepto es simple: si los tomas en cantidades muy reducidas, algunos psicotrópicos hacen efecto en el organismo sin llevarlo al límite.

Raw Story aporta una serie de datos más precisos:

Publicité

“Para alucinar o tener una experiencia trascendental con LSD, es necesaria una cantidad de 400 microgramos o más; para explorar vuestro fuero interno, tenéis que tomar 200 microgramos; para encontrar la solución a un problema, tomad 100 microgramos; para probar con una microdosis, se aconseja tomar entre 10 y 15 microgramos.”

Mejor humor y mayor productividad 

En la misma línea, el bloguero Martijn Schirp, colaborador de la página High Existence cuenta una anécdota relacionada con las microdosis:

“Una mañana en Amsterdam, tomé el bote de LSD y lo diluí en un dedo de vodka y un dedo de agua destilada, y le dije a mi amigo que confiase en mí y abriera la boca. Tras haber medido las gotas con cierta precisión para tomar una microdosis, le sugerí que las aguantara dentro de la boca unos minutos antes de ingerir el compuesto neuroquímico. A continuación, yo hice lo mismo, y tuvimos una de las mejores conversaciones de nuestra vida.” 

Publicité

Un hombre que había experimentado también con la droga, inspirado por los trabajos de James Fadiman, describe los mismos efectos positivos en Reddit:

“Las microdosis parecen haber mejorado enormemente mi humor y mi energía. También noto que me resulta más fácil llevar a cabo las tareas que de normal siempre dejo para más tarde. Es como si el tiempo pasara más despacio y fuera capaz de hacer un mayor número de cosas que antes.”

Entonces, el LSD pronto podría perder su estigma de droga festiva y nocturna para convertirse en una sustancia de propiedades beneficiosas, entendida como vitaminas adicionales.

Publicité

By François Oulac, published on 27/06/2015

Copié

Pour vous :