A los instagrammers les encanta pero este lago en Rusia es en realidad tóxico

A los instagrammers les encantan los lagos turquesa y las bellas fotografías que pueden tomar ahí sin embargo, se ponen en peligro. Un lago en Rusia es particularmente apreciado en las redes sociales - e igualmente peligroso-. 

Ubicado en la ciudad de Novossibirsk, a este "lago" se le apoda "las Maldivas en Siberia" y es propiedad de una central eléctrica que funciona a base de carbón. Las cenizas del material son desechadas y el óxido de metal y las sales de calcio provocan un color azul turquesa surrealista.

La central – la más grande de la región – fue construida en los años 70 y el mes pasado la Siberian Generating Company hizo un llamado a los visitantes a no beber el agua, a no nadar ni siquiera entrar en contacto con ella. La fábrica, sin embargo, ha negado el riesgo de radiación.

Y ese no es el único peligro: el fondo del lago es tan fangoso que puede resultar imposible salir. A pesar de todo, el "lago" tiene su propia cuenta de fans en Instagram e incluso una empresa continúa proponiendo visitas y paseos en paddle.

Estos instagrammers, turistas y locales, que piensan estar nadando en agua turquesa, limpia y transparente, están literalmente nadando en desechos industriales tóxicos...

Artículo traducido por Ileana Muñoz

Seguir leyendo -> Kanye West construye viviendas de bajo costo inspiradas en 'Star Wars'