Aún existe un dominio en el que los humanos le ganan a la IA: el debate

Actualmente la competencia entre inteligencia artificial y seres humanos es verdaderamente deprimente. No vamos a sermonearte de nuevo, sin embargo, la resistencia humana que nos daba tanto orgullo hace algunos años parece estar llegando a su fin. 

Bueno, paremos dos minutos de lamentarnos sobre la irremediable hegemonía robótica que nos espera en un futuro próximo, y hablemos del presente en el que el hombre ha logrado distinguirse una vez más en su combate contra las máquinas. ¿En qué dominio? El debate.

El pasado 11 de febrero Intelligence Squared difundió en directo a través de YouTube un debate entre el campeón Harish Natarajan, estudiante de la Universidad de Cambridge, y el programa de IBM bautizado como MissDebater. El tema: el presupuesto en las escuelas primarias. La organización fue la siguiente: 15 minutos de preparación, cuatro minutos de introducción, cuatro de refutación y dos de conclusión. La partida duró 25 minutos y un jurado de 700 seres humanos, periodistas y especialistas en retórica, declararon vencedor a Harish Natarajan.

El problema de las emociones

En cuanto a las estadísticas, MissDebater comenzaba con una clara ventaja: desarrollada desde hace seis años por los equipos de IBM, la máquina tiene acceso a una base de datos de 10 mil millones de frases. Dotada con una voz femenina, la maquina no transmite ninguna emoción. Su forma de debatir era convincente pero un poco fría, con respecto a algunos asistentes. 

Antes del debate, MissDebater – también bautizada como Project Debater – deseó buena suerte a su contrincante con las siguientes palabras: "Escuché que tiene el récord de victorias en competencias de debate con humanos, pero supongo que nunca ha debatido con una máquina. Bienvenido al futuro." 

Según los investigadores de Bloomberg, la participación de la máquina es remarcable en cuanto a la construcción de argumentos lógicos, sin embargo, le hace falta emoción. Según Natarajan, un buen debate se resume en tres puntos: construir argumentos, vulgarizarlos y transmitirlos al público. "Eso incluye un uso prudente del lenguaje, de la emoción, de la retórica y de ejemplos. La máquina es muy buena en la construcción de argumentos pero los dos otros puntos son más complicados." Algunos han propuesto que en la próxima competencia, un actor hable en lugar de la máquina para evitar que la percepción de los jueces cambie. Mientras tanto, los humanos ganan.

Artículo traducido por Ileana Muñoz

Seguir leyendo -> Tres razones por las que Robert Pattinson debería ser Batman

Science, tech, culture numérique et galéjades. Internet est mon église.