Las personas transgénero sí podrán servir en la armada de EE.UU

 

© Amanda Tipton Photography via Getty Images

A partir del 1 de enero de 2018, las personas transgénero en Estados Unidos podrán enrolarse en el ejército, a pesar de varios intentos de Donald Trump por prohibirles el acceso. En los últimos meses, por lo menos cuatro jueces federales bloquearon esta iniciativa del presidente, como recuerda el diario Los Angeles Times.

La administración de Obama autorizó la presencia de personas transgénero en el ejército, sin embargo, esta decisión no agradó a Donald Trump quien expresó su opinión a través de Twitter:

"Después de haber consultado a generales y expertos militares, el gobierno de Estados Unidos ya no aceptará ni autorizará que personas transgénero sirvan en el ejército norteamericano. Nuestro ejército debe concentrarse en victorias decisivas y no puede ser perturbado con los costos médicos y los problemas que genera que cuente con personas transgénero. Gracias."

El decreto del presidente fue examinado por varios tribunales y en diciembre, un tribunal de California estimó que este violaba los principios de igualdad que establece la Constitución.

El 29 de diciembre, el departamento de Justicia anunció que el presidente había renunciado a las apelaciones ante la Corte suprema para lograr la puesta en acción de su decreto, según reportó el diario francés Le Monde.

Así que a partir del 1 de enero, las personas transgénero podrán oficialmente enrolarse en el ejército norteamericano, bajo ciertas condiciones. Los candidatos transgénero que se hayan sometido a una operación de reatribución de sexo, deberán presentar un certificado médico en el que puedan probar que la operación se realizó hace por lo menos 18 meses y que desde entonces no fue necesaria ninguna nueva intervención. En pocas palabras, deben probar que se "han establecido en el género deseado desde hace 18 meses"explicó el portavoz del Pentágono a la agencia France-presse.

Artículo traducido por Ileana Muñoz

Seguir leyendo -> Trump reducirá drásticamente el tamaño de los dos parques naturales más grandes de Estados Unidos