Guillaume Wilmin fotografía a los boxeadores en pleno entrenamiento

Basado en Metz, el fotógrafo Guillaume Wilmin realizó el año pasado un reportaje fotográfico que cubre la quinta edición de un evento de kickboxing: el "King of the Ring". Estas imágenes congelan los rápidos movimientos de los boxeadores y captan los golpes y expresiones guerrero de los combatientes, en un tratamiento casi cinematográfico de la imagen.

En su cuenta de Instagram, el fotógrafo nos da una idea de las sesiones de entrenamiento de los boxeadores. Y una vez más, se las arregla para inmovilizar los saltos de los deportistas, que parecen casi participar en una coreografía de ballet, y para capturar la fuerza con la que los puños golpean los sacos.

Ronda 1 : blanco y negro VS color

El formato en blanco y negro de las fotos confiere a estas imágenes un valor estético y artístico. Los degradados de sombras, equilibran el aspecto de los materiales y los boxeadores aparecen amplificados, como flotando en el aire. El encuadre y puesta a punto permiten al fotógrafo mostrar las posiciones de estos hombres en movimiento y la sensación de profundidad de las salas de entrenamiento. Colocar la cámara al nivel de la bolsa, cerca de los puños de los deportistas, lo cual hace todas las imágenes más impresionantes.

Las fotos en color, menos estéticas a primera vista, parecen centrarse más en los propios boxeadores. La piel de los hombres parece más brillante, el sudor está más presente. Las contorsiones de sus cuerpos y sus caras hacen hincapié en el aspecto puramente físico del entrenamiento. Aunque Guillaume Wilmin reconoce que el boxeo no es su universo favorito, sin duda consigue adentrarnos en este mundo tan hermoso como violento.

 

Sigue leyendo -> Conoce el Taekkyon, el arte marcial coreano que parece una danza en el aire