Netflix ha comprado los derechos de la película biográfica de Ted Bundy con Zac Efron

 

(© Sundance Institute)

El pasado 24 de enero, Netflix puso a disposición de sus suscriptores los cuatro episodios de la docuserie Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy. Esta serie, dirigida por Joe Berlinger, experto en documentales sobre crímenes reales, resume la vida del asesino serial Ted Bundy a través de entrevistas exclusivas, grabaciones e imágenes de archivo.

Los capítulos hacen un recuento sobre el modus operandi del asesino, sus escapes y sus víctimas, cuyo número a la fecha aún se desconoce. Ted Bundy fue arrestado en 1975 y ejecutado en 1980, tras confesar no menos de treinta homicidios. Además, es sabido que llevó a cabo actos necrofílicos con sus víctimas, que eran únicamente mujeres.

Después de ver todos esos detalles en la serie, los suscriptores que disfrutan este tipo de programas e historias de la vida real, estarán felices de saber que la docuserie de la plataforma no será lo último que verán sobre Ted Bundy, pues Netflix ha comprado también los derechos Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile, el thriller biográfico protagonizado por Zac Efron y dirigido también por Joe Berlinger.

De acuerdo con The Hollywood Reporter, Netflix cerró el acuerdo en el festival Sundance el 26 de enero, tras la premiere de la cinta. Al hacer una mejor oferta que STX y Lionsgate, el gigante de streaming adquirió los derechos para transmitir la película por 9 millones de dólares. Sin duda alguna, el hecho de que Netflix ya tuviera Conversaciones con asesinos: Las cintas de Ted Bundy en su catálogo contribuyó a posicionar a la plataforma como la mejor candidata para esta nueva producción sobre el asesino serial más famoso del siglo XX.

El primer trailer de Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile nos presenta a Zac Efron como Ted Bundy, visto a través de los ojos de su esposa, Elizabeth Kloepfer, interpretada por Lily Collins.

Artículo traducido por Gabriela Enríquez

Sigue leyendo -> Netflix quiere que sus suscriptores dejen de idealizar a Ted Bundy